Esteban Pichardo: su pasión escondida en La Aurora.

Por: Karla Beatriz Paredes Galindo

El periódico La Aurora de Matanzas fue un diario que publicaba informaciones económicas, mercantiles, políticas, sociales y literarias. Dada su relevancia, está considerado uno de los periódicos más importantes del siglo XIX en Cuba. Ve la luz por primera vez en 1828. Sus escritos eran generales, e interesantes y cumplió un rol importante en Matanzas, pues mostró parte de la cultura nacional. En sus páginas colaboraron los escritores más prestigiosos de la época, entre los que podemos mencionar a Cirilo Villaverde, Domingo del Monte, Miguel TeurbeTolón, Gertrudis Gómez de Avellaneda y el geógrafo Esteban Pichardo. Con relación a este último resulta curiosasu colaboración con artículos para La Aurora.

Don Esteban Pichardo, nació en Santo Domingo el 26 de diciembre de 1799, pero su familia se trasladó a nuestra Isla, cuando él tenía solo dos años. Se radicaron, en la localidad de Puerto Príncipe (actual Camagüey), lugar donde inició sus estudios. Más tarde, se marchó a La Habana y se graduó de bachiller en el Colegio Seminario de San Carlos y San Ambrosio. En 1822 terminó los estudios de Derecho en la Universidad de La Habana y comienza a ejercer en Guanajay, La Habana y Matanzas, hasta su regreso a Puerto Príncipe. Ya en época tan temprana como 1829 había entregado el “Compendio de Geografía de la Isla de Cuba”, para su uso en colegios y escuelas secundarias.

La cartografía fue un elemento cumbre en su vida. El ilustre intelectual, compiló los resultados de sus investigaciones en la “Carta topográfica de Matanzas y su Jurisdicción Real Ordinaria con la Vecindad de su Circunferencia”, la cual expuso en la Biblioteca Pública de la Sociedad Económica Amigos del País de La Habana. Elaboró, además, un “Mapa general de Cuba” a escala menor.En 1840 emprendió la realización de un “Mapa de Matanzas” y otro “Mapa de la Región Occidental” en cuatro hojas que se publicó en 1853.[1]

Pichardo comienza a escribir sus estudios geográficos sobre la ciudad yumurina en La Aurora, fundamentalmente en la década de 1840. Sin ser matancero, se mantiene realizando investigaciones y aportes para la ciudad. Su pasión por la Geografía se encuentra escondida, bien resguardada en La Aurora. Solo quien tiene la dicha de leer las páginas de la publicación descubre esos artículos.

El 22 de noviembre de 1845 Esteban Pichardo publica la descripción pormenorizada de un plano de Matanzas.El científico explica “He comenzado por trazar en escala mayor el pedazo más poblado, rico e interesante de la isla comprensivo de las jurisdicciones de La Habana, Matanzas y Cárdenas”[2]. Llama la atención que los trabajos de este estudioso eran descripciones muy detalladas y en ocasiones abarcaban hasta 3 columnas.

En el final de este propio trabajo, antes de la firma de su autor se puede leer “(…) el borrador de este plano está concluyéndose y podré manifestarle en mi casa para que cualquiera note los defectos que encuentre, dispuesto á (sic) litografiarle si alguna empresa quiere hacerse cargo de su costo o por suscrición (sic) si la hubiese”[3].

Más adelante el 15 de agosto de 1846, Pichardo vuelve a publicar otro trabajo al que llama Plano de Matanzas, pero esta vez con auspicio del Gobernador Don José Falgueras. Todos estos artículos son resultados del trabajo de este intelectual quien utilizaba La Aurora comovehículo para dar a conocer sus investigaciones; también, aprovechaba la ocasión para anunciar la venta de sus planos. Al final del artículo como una nota y antes de su firma se lee, “(…) hállese de venta á (sic) tres pesos y medio en el despacho de esta imprenta.”[4]

El 21 de marzo de 1851, el periódico La Aurora anuncia en una de sus secciones la venta de la Carta Geotopográfica del Departamento Occidental con el crédito de Pichardo. Esta vez, comunica “(…) está abierta en la tienda á (sic) doblón de a cuatro cada una de las páginas, la segunda de las cuales que comprende a Matanzas, Cárdenas saldrá á (sic) luz dentro de pocos días”[5].

Pichardo recibió innumerables reconocimientos por su labor científica, otorgados por instituciones como la Real Sociedad Económica Amigos del País y la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, baluartes de la ciencia en aquellos momentos. En 1865 cesa en su cargo de archivero de la Dirección de Obras Públicas. Este geógrafo, quien incursionó como poeta, historiador, filósofo y naturalista, fue abandonado por sus contemporáneos en una difícil situación económica junto a su familia. Falleció en La Habana, el 26 de agosto de 1879.

Esteban Pichardo fue uno de los geógrafos cubanos más importantes del siglo XIX. Colaboró con artículos para el periódico La Aurora de Matanzas. En estos insertaba sus novedosas investigaciones topográficas sobre la ciudad yumurina.

[1]García, R., et al. (2002). Cien figuras de la ciencia en Cuba. Editorial Científico-Técnica.La Habana, Cuba.

[2] La Aurora de Matanzas 22 de noviembre de 1845 pág. 2

[3] Ídem

[4] La Aurora de Matanzas 15 de agosto de 1846 pág.3

[5] La Aurora de Matanzas 21 de marzo de 1851 pág.3

Sistema operacional de habilidades específicas para Geografía.

Las habilidades específicas constituyen el eje fundamental del desarrollo de las ciancias geográficas. Para un maestro o profesor que se dedica a la enseñanza de la Geografía resulta muy importante poder contar con la metodología adecuada al explicar los procesos necesarios en la comprensión de esta ciencia. Elaborado por el colectivo de profesores del Departamento de Geografía, este material es muy importante para cualquier docente, pues ofrece el sistema operacional de estas habilidades. Debajo de este texto está el documento que puedes descargar.

Habilidades específicas de la Geografía

Sistema operacional de las habilidades intelecuales para Geografía.

¿Qué es una habilidad?: Sistema complejo de operaciones necesarias para la regulación de la actividad y que su formación consiste en lograr el domino de un sistema de operaciones por parte del individuo. Instrumentación consciente dominada. Son estructuras psicológicas del pensamiento que permiten asimilar, conservar, utilizar y exponer los conocimientos. Se forman y desarrollan a través de las acciones mentales y se convierten en modos de actuación que dan solución a tareas teóricas y prácticas. El proceso de formación de habilidades consiste en apropiarse de la estructura del objeto a través de múltiples operaciones y convertirlo en un modo de actuar, en un método para el estudio del objeto.

Debido a la diversidad de criterios sobre el tema, el presente documento propone de alguna forma estructurar los principales procesos que se deben tener en cuenta para aplicar, lo más efectiva posible, las habilidades intelectuales y que estas respondan al cumplimiento de los objetivos para el cual fue utilizada. Por otra parte, este material no constituye una directiva metodológica exacta, pues la práctica es muy enriquecedora de los procedimientos metodológicos, pero sí ofrece un punto de partida para el tratamiento adecuado a las habilidades intelectuales. Te ofrecemos a continuación la descarga del material.

Habilidades intelectuales en la Geografía